NOTI-ANGLICANISMO Órgano informativo anglicano Año I, Nº 1. Vicaria Episcopal de Oriente

TITULARES: EL REY ENRIQUE VIII NUNCA SE SEPARÓ DE LA DOCTRINA CATÓLICA-ROMANA. POR ESO PROMULGÓ LA LEY DE LOS SEIS ARTÍCULOS; AUNQUE A SU MUERTE LA IGLESIA DE INGLATERRA SE DIVIDIÓ EN TRE FRECCIÓNES.

 

ENRIQUE VIII Y LA DOCTRINA CATÓLICA-ROMANA

 

El Obispo Stephen Neill, reseñó que: “aun cuando hubo sucedido la separación con Roma y Enrique VIII en 1533, el rey aun siendo antipapista, no se apartó un ápice de la doctrina católica-romana. No hubo intento alguno de destruir las doctrinas de la Iglesia católica-romana; pues se consideraba que era simplemente la autoridad papal la que estaba en la estacada”.

 

LA LEY DE LOS SEIS ARTÍCULOS DOCTRINALES DE ENRIQUE VIII

 

Por otra parte, se pudo conocer que a pesar de la independiente y la autónoma de la Iglesia de Inglaterra de la jurisdicción de la sede papal, se conservaron importantes aspectos de la doctrina católica-romana, como legado y herencia histórica en los Seis (6) Artículos Doctrinales de Enrique VIII:

“1.- La Celebración y adoración del Santísimo Sacramento del Altar, por el poder y la eficacia de la palabra poderosa de Cristo (palabras de la institución: “Esto es mi Cuerpo… Este es el Cáliz de mi Sangre…”) pronunciadas por un sacerdote (validamente ordenado), donde está presente realmente y bajo las formas de pan y vino, el cuerpo natural y la sangre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, concebido de María Virgen; y que después de la consagración, no queda ninguna sustancia de pan ni de vino, ni ninguna otra sustancia, sino la sustancia de Cristo, Dios y hombre verdadero.

2.- Que es digno, justo y necesario que sean continuadas y administradas las misas privadas en esta Iglesia y congregación inglesa del rey, por las cuales los buenos cristianos, ordenando sus vidas de acuerdo a ellas, reciban cuantos y piadosos beneficios y consolaciones; este es también a la Ley de Dios.

3.- La Confesión auricular es conveniente y necesaria; se debe retener y continuar de uso y frecuencia, en la Iglesia de Dios.

4.- Se condena a pena de muerte a los que nieguen la transustanciación; y se condena la comunión bajo las dos especies.

5.- Se condena el matrimonio de los clérigos, y se ordena la observancia permanente de los votos de castidad, pobreza y obediencia.

6.- Se exalta las misas privadas y la confesión frecuente de los fieles”.

 

Esta ley se mantuvo en vigencia mientras vivió el rey Enrique VIII, quien falleció el 28 de Enero de 1547.

 

LAS TRES FRACCIONES ANGLICANAS

 

En el ámbito del parlamento inglés, se informó, que: “a la muerte del rey Enrique VIII, Inglaterra quedó dividida en tres (3) fracciones:       

1) Los anglo-católicos: eran los anglicanos que conformaban el partido mayoritario y apoyaban al rey difunto, que no querían la reforma protestante, pero tampoco aceptaban la jurisdicción papal.

2) Los romanistas: eran los católicos, que pretendían la restauración del poder jurisdiccional papal. La princesa (y futura reina de Inglaterra) María Tudor (llamada durante su reinado “María la Sanguinaria” por la sangrienta persecución que ordenó contra los protestantes) era su más fanática y conspicua integrante.

3) Los reformadores: eran los protestantes (llamados también los puritanos), quienes querían introducir, a cualquier costo, la reforma continental luterana”.

 

Estas dos (2) últimas fracciones o grupos fueron los que para bien o para mal obtuvieron por largos períodos reales, el poder a la muerte del rey Enrique VIII.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar